Ensamble

1. Es imperativo quitar de todas las superficies metálicas del arma los productos anticorrosivos de que ha sido revestida en la fábrica. Limpie con particular esmero el ánima y los ganchos de los cañones, el interior de la báscula y, en general, todas las superficies de rozamiento y pivoteo, Legia Spray - o todo otro aceite de triple acción de calidad equivalente - facilitará la limpieza de esta protección y dará a su superpuesta su primera lubricación.

2. Para desacerrojac la delantera metálica, con el dedo índice, empuje su cerrojo hacia atrás y levante la palanca del cerrojo de la delantera fuera de su alojamiento (fig. 4). Agarre la palanca y tire de ella hacia adelante (fig. 5) lo que hace avanzar et conjunto «delantera-guardamano» y despaja el elevador de la palanca de armar (fig. 6).

3. Para ensamblar los cañones y la báscula, proceda como sigue:

a) Con la mano izquierda, agarre los cañones y haga salir los eyectores unos milímetros. El conjunto «delantera-guardamano» está en posición avanzada y el elevador de la palanca cuelga (fig. 7), b) Agarre el conjunto «culata-báscula» con la mano derecha e introduzca los cañones en la báscula cuidando que la bisagra de los cañones tome bien apoyo contra el eje de bisagra de la báscula (fig. 8).

c) Abra la llave de cierre con el pulgar derecho y cierre el arma manteniendo la bisagra de los cañones contra el eje de báscula para conservar la alineación. Suelte la llave de cierre sin empujarla más hacia adelante (véase «Llave de cierre»), d) Abata el elevador de la palanca de armar bien llano en su alojamiento entre los pequeños ganchos (fig. 9) y empuje la delantera contra la báscula. Cierre el cerrojo de la delantera (fig 10) y no olvide asegurar su acerrojado completo apoyando con el pulgar en la zona estriada de la palanca : el cerrojo de la delantera debe entonces avanzar algunos milímetros (fig. 11)

Mientras Ud ensambla el arma, mánejela con suavidad, sin forzar. Si lo cañones no están bien enganchados en la báscula o si la alineación resulta incorrecta, el forzar no hariá sino dañar las superficies de contacto y los ajustes y acortaría la longevidad del arma Si los cañones no caen perfectamente en su sitio en la báscula, compruebe la alineación y la colocación correcta reanudando las operaciones a partir del punto b

Was this article helpful?

0 0

Post a comment